EL ABISMO DE LOS PÁJAROS

 

“El único destino del tiempo es arder en un incendio”

Carlos S. Bouma

 

En este segundo trabajo de MaríayRodrigo, la obra musical Cuarteto para el fin de los tiempos, compuesta por Olivier Messiaen en el campo de prisioneros de Görlizt durante la Segunda Guerra Mundial, sirve como punto de partida inspiracional para condensar los rincones más extremos de la mente del ser humano que, por un lado, es capaz de someter, humillar, encerrar y matar con violencia a otros miembros de su misma especie y, por otro, puede llegar a generar una obra maestra atemporal dentro de los límites de esa represión.

La obra se ubica en un espacio gris, desnudo, vacío y frío, carente de intimidad donde la belleza que surge entre arenas movedizas cobrará un mayor significado en oposición a este espacio contenedor de mapas viscerales, de ilusiones, de anhelos, de imposiciones y que sirve, además, como alegoría del tiempo, tal y como definió Messiaen su tercer movimiento del cuarteto:

 

El abismo es el tiempo. Con su tristeza, con su cansancio. Los pájaros son lo opuesto al tiempo; son nuestro deseo de luz. 

 

A partir de esta esfera metafórica se inicia el viaje abstracto de pintar la mente humana desde el inicio inocente de la individualidad y el posterior impuro en comunidad, hasta el final de todas las acciones o pensamientos.

 

Durante ese recorrido, el espacio acoge a cuerpos frágiles y desubicados, cuerpos en espera observando paisajes desordenados y escenas abiertas e inacabadas; ofreciendo similitudes con las sensaciones de asfixia y atrofia que las personas, tanto física como mentalmente, pueden sufrir cuando se encuentran privadas de libertad, ya sea en un espacio físico cerrado o conviviendo libremente en una maraña de reglas sociales y/o morales.

 

A lo largo del proceso creativo surgen numerosas preguntas universales y vitales para ir descubriendo el camino de la obra: ¿Cómo gestionamos nuestra propia existencia? ¿Cómo nos relacionamos con los demás? ¿Qué es lo que dejamos en herencia? ¿Qué restos manejamos de nuestra esencia primigenia? ¿Qué cabida tiene el instinto? ¿Responde ante algo o alguien? ¿Qué nos ilumina?

Nunca hemos pretendido responder esa cantidad de preguntas que han ido apareciendo a lo largo de meses. A día de hoy, sin embargo, sí creemos que les hemos dado un lugar, un marco donde, desde un punto de vista aséptico y sin una narrativa tradicional, sugerir mediante la plasticidad del cuerpo y la palabra, de lo sonoro y lo corpóreo, un ejercicio libre de interpretaciones que permita el encaje sin excepción de los condicionantes y características que forman nuestra existencia.

 

La propuesta cuenta en escena con un elenco de 11 intérpretes diverso en edad, entre 7 y 74 años, y por lo tanto, en experiencia vital, profesional y en lenguaje artístico; que se ha convertido en oro en bruto para la creación de esta pieza escénica. Es una apuesta clara y decidida por dar cabida a lo genuino y a la diversidad, por encontrar verdad en las miradas, en la expresión corporal, en el caminar… y perderse en el interior de cada persona que habita este gran tableau vivant.

 

 

EQUIPO ARTÍSTICO

 

Dirección: Tagore González

Espacio escénico: Isis de Coura

Dramaturgia: Carlos S. Bouma y Tagore González

Textos: Carlos S. Bouma

Iluminación: Lola Barroso

Vestuario: Isis de Coura y Andrea Busmar

 

Creación e interpretación: Teresa Altés, Juana Andueza, Julia Bisquert, Mercedes Calleja, Celia Díaz, Xoel Fernández, Ricardo Lacámara, Natalia López, Silvia Maya, Enrique Moya, Gonzalo Peguero.

 

Asistente de dirección: Coral Bedregal 

Asistente de ensayos: Inés Mora y Mario Hernández

Música original: José Luis López (Builtthenburnt)

Voz en off: Cachito Noguera

Asistente de sonido: Alfredo Picazo

Construcción escenografía: Nardi Artesano

Escultura: Alberto Ruiz de Mendoza M.

Traducción textos al francés: Almudena López Baltés

Traducción textos al italiano: Chiara Righettoni

Grabación audiovisual: Alonso Valbuena y Marcos Vilariño

Foto fija: Pepe H

 

Producción: Maríayrodrigo

 

Duración: 1 hora y 40 minutos